Cuando se pierde la pasión por el diseño

1 04 2008

philippe starckTe presento a Philippe Starck, un diseñador industrial frances conocido por renovar los interiores de varios hoteles y de la línea de trenes Eurostar, además de desarrollar objetos de consumo que van desde cepillos de dientes y sillas hasta exprimidores de cítricos como el conocidísimo Juiciy Salif. Es uno de los más prestigiosos diseñadores del mundo. Nació el 8 de enero de 1949 y estudió en la escuela Nissim de Camondo en París.

En 1968 funda su primera empresa que se dedica a fabricar objetos inflables. Pero es en 1982 cuando comenzó a tener con qué rellenar su curriculum vitae al rediseñar los apartementos del presidente francés François Mitterand en el Palais de l’Elysée. Y de ahí pa’l real.

Se podría decir que este hombre ha realizado los sueños de cualquier diseñador; ha trabajo alrededor del mundo, ha ganado premios y reconocimientos en todos lados, su diseño es considerado como de los mejores… en fin, ha tenido una carrera llena de éxitos que ya quisieran algunos tener, por lo menos, la mitad de eso.

Sin duda es muy interesante su biografía y su trabajo, de hecho en Wikipedia puedes encontrar grandes listas de los proyectos que ha realizado y premios que ha recibido; y en su página (que por cierto, la navegación y el diseño están excelentes) puedes ver fotos de mas trabajos suyos.

Es una lástima que, por lo menos yo, lo voy a recordar más por sus recientes declaraciones que por su excepcional trabajo.

Hace una semana, en una entrevista para un periodico alemán, el Die Zeit, dijo que está harto del diseño y que se retirará en 2 años. Pero lo malo no es eso, sino su sentir en cuanto a su trabajo y lo que ha logrado durante toda su trayectoria.

“Era un productor de materialidad y estoy avergonzado de este hecho.”

“Todo lo que diseñé era innecesario.”

“Definitivamente me voy a rendir en dos años. Quiero hacer algo más, no sé todavía qué. Quiero encontrar una nueva forma de expresarme… El diseño es una forma espantosa de expresión.”

Con estas frases se refirió a la profesión a la que le ha dedicado toda su vida y de la que muchos de nosotros nos hemos enamorado. Dice también que el diseño está muerto en su totalidad y que en el futuro no habrá diseñadores ya que cualquier persona podrá desempeñar esa labor, el entrenador de gimnasio, el nutriologo, el entrenador personal…

Definitivamente es una pena que haya terminado así su carrera, con tanta repulsión por ésta. No obstante, creo que sus razones debe tener y algo debió haber sucedido para que hiciera un cambio tan radical, no sólo en su vida, sino en su forma de pensar.

Como dice Mark de Duopixel, donde me enteré de la noticia: Debe de haber pocas cosas más horribles que perder la pasión por lo que uno ha dedicado su vida, y decir algo mal de él sería patear a un hombre caído.

* ACTUALIZACIÓN *

Por lo visto, a la gente de la AFP le gusta agregarle un toque sensalcionalista a su publicaciones. Editaron la entrevista de la forma más amarillisita posible seleccionando solamente las frases más dramáticas para que pareciera que Philippe Starck había caído en un pozo depresivo.

He aquí la entrevista original traducida al español por Duopixel:

Philippe Starck es el diseñador estrella del último par de décadas. A pesar de eso, hoy proclama “Todo lo que he diseñado es absolutamente innecesario.”

ZeitMagain: Monsieur Starck, ha diseñado todo, desde cepillos de dientes hasta naves espaciales. ¿Qué es lo que los seres humanos realmente necesitan?

Philippe Starck: La habilidad para amar. El amor es el invento más grande de la humanidad. Y después, uno necesita inteligencia. La humanidad, a diferencia de los animales, se las ha arreglado para crear una civilización basada en la inteligencia. Por esta razón ningún ser humano puede darse el lujo de no desarrollar su inteligencia. Y el humor, el humor es importante.

Zeit: ¿Y no puede pensar en algo material?

Starck: No necesitamos nada material. Es más importante desarrollar la ética propia, y apegarse a estas reglas. No hay nada mas de qué preocuparse.

Zeit: No puede estar hablando en serio. ¿No hay nada más que uno necesite para sobrevivir?

Starck: Si quiere hablar acerca de objetos: uno ciertamente necesita algo con qué producir fuego.

Zeit: ¿Puede pensar en alguna otra cosa?

Starck:Posíblemente una almohada, y un buen colchón.

Zeit: Entonces, ¿porqué se convirtió en diseñador industrial en primer lugar?

Starck: Es una pregunta interesante. Y yo mismo no he encontrado una respuesta todavía. Mire, he diseñado todas estas cosas sin estar realmente interesado en ellas. Tal vez todos estos años fueron necesarios para que pudiera reconocer que, después de todo, no necesitamos nada. Siempre poseemos demasiadas cosas.

Zeit: Así que todas las cosas que ha creado — ¿innecesarias?

Starck: Todo lo que he creado es absolutamente innecesario. El diseño, visto estructuralmente, está absolutamente desprovisto de utilidad. Una profesión útil sería la de astrónomo, biólogo, o algo de ese tipo. El diseño realmente es nada. He tratado de proporcionar a mis objetos de diseño un sentido de energía y significado, y aún cuando he intentado dar mi mejor esfuerzo ha sido en vano.

Zeit: ¿Así que este es el balance que obtienes de toda tu creación?

Strack: Aquellos con más inteligencia que la mía han llegado a este punto mucho más pronto. Tal vez no era lo suficientemente listo y tuve que aprender de la manera difícil. Desde el principio tenía la sensación de qué, a final de cuentas, el diseño de productos era inútil. Es por esto que he intentado esta labor en algo diferente; algo más político, más rebelde, más subversivo. Así que tal vez lo más importante que he creado no es un objeto nuevo, sino una nueva definición de la palabra “diseñador”.

Zeit: Has dicho que estamos sufriendo una transición hacia el Postmaterialismo. ¿Qué significa esto?

Starck: La sociedad está llevando a cabo una estrategia de desmaterialización: cada día se trata más acerca de la inteligencia, y menos acerca de lo material. Mira un ordenador, por ejemplo. En sus inicios, los ordenadores eran tan grandes como una casa. Ahora hay ordenadores del tamaño de una tarjeta de crédito. Dentro de diez años estarán en nuestro cuerpo — biónica. En cincuenta años los ordenadores se habrán desmaterializado.

Zeit: ¿Entonces qué van a crear los diseñadores?

Starck: No habrá diseñadores. El diseñador del futuro será el entrenador personal, el entrenador de gimnasio, el nutriólogo. Eso es todo.

Zeit: Frecuentemente has dicho que tu misión es destruir el diseño. ¿Qué tan lejos has llegado con ello?

Starck: Se ha logrado! Cuando comencé, los objetos de diseño eran solamente objetos hermosos. Nadie podía comprarlos; el diseño significaba elitismo, pero el elitismo es vulgar. La única elegancia yace en su multiplicación.

Zeit: Por favor explíque esto.

Starck: Si uno tiene la fortuna de comenzar con una buena idea, tiene la obligación de compartir esta idea con otros. Así funciona la democracia. Cuando comencé a diseñar, una buena silla costaba alrededor de $1,000. Una familia que necesita seis sillas y una mesa, ¿debería de pagar $10,000 sólo para cenar? Que modo de pensar tan obsceno. Hace cuatro años, diseñe una silla que costaría menos de diez dólares. Si tan solo le quitas tres ceros al precio cambias el concepto entero de un producto.

Zeit: ¿Y aún así recientemente diseñaste el yate de un millonario ruso?

Starck: Exactamente, esta es la parte de mi concepto de Robin Hood. Uso estos proyectos como un laboratorio. Me permite probar nuevas tecnologías y volverlas útiles para el mercado masivo. Para este yate en particular, desarrollé un casco que no causara rebotes a una velocidad de veinte nudos. Apliqué este concepto a un bote solar, el cual podría convertirse en el prototipo de un vaporetto [taxi acuático] veneciano.

Zeit: ¿Y no quieres dejar de diseñar?

Starck: Si lo quiero hacer, seguro que sí. Definitivamente dejaré de diseñar en dos años. Haré otra cosa en su lugar, no estoy seguro qué. Pero sé que será una nueva forma de expresión; un arma que será más rápida, fuerte y ligera que el diseño. El diseño es horrible para expresarse uno mismo.

Zeit: Así que sólo estarás cambiando el trabajo

Starck: Exactamente. He sido un productor de materialidad. Y sí me siento avergonzado de esto. Lo que quiero ahora es ser un productor de conceptos. Esto es mucho más útil.

Zeit: ¿Entonces hay algún objeto que te guste?

Starck: No

Y este es el enlace a la entrevista original en alemán: “Ich schäme mich dafür”.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

5 04 2008
M@r3

mmmm…digamos que…imagino que tanto tiempo de trabajar haciendo algo que te gusta, y lo monótono de olvidar la belleza de expresar algo tuyo en un diseño y luego ser, no obligado, pero si pagado por ello, como que te genera un sentimiento de despresio al darte cuenta que no fue algo que tu tenias en mente si no algo que querian los demas y que te necesitaban para plasmar algo que era de ellos y no tuyo, siento que eso cansa…pero tal vez mis palabras no tienen sentido, pues yo decidi otro camino muy aparte del diseño, creo que no tengo bases y sé esto se quedara en una simple opinion.

sniff u_u

12 04 2008
lluviadelocuras

que desilucion si el piensa asi sabiendo que todos los triunfos y reconocimientos adquiridos fueron gracias al diseño

5 02 2009
julio

hay personas que lamentablemente luego de haber estudiado y lograr como lo hizo este señor lamentablemente no le llena en lo personal , o tan simple que lo tomo por los logros monetarios cuando a una persona le gusta lo que realiza pues no se aburre ni se harta.

7 03 2009
EDGAR

Si revisan la obra de Stark, es muy poco lo que es realmente útil (leamos en términos de diseño, utilitario); de hecho solo empezando por su ícono, el exprimidor, es bello, pero muy poco práctico, tanto que casi nadie lo usa para exprimir… pasó a otro nivel como objeto ornamental; algo que es triste pero cierto es que stark no es una persona, es una institución; una fábrica de diseño, donde hay muchos diseñadores que le ponen a sus ideas una marca: “Stark”; y aunque para un diseñador ciertamante esto puede ser un sueño, cuando se hace realidad como en el caso de Stark, se desintegra tu diseño, solo queda tu firma, como si fuera un sello en caucho de tu firma, que le has entregado a un montón de gente que tiene permiso de usarlo… cuando menos te dás cuenta estás viendo “tus” obras con “tu” firma plasmada sobre cosas que tu no compartes… al cabo del tiempo debe llegar el hastío, y puedes explotar mandando todo a la porra, si es esto lo que dice Stark, lo comprendo, sinembargo sigue siendo claro que soñamos con lograr una fracción de lo que el ha hecho; y si algún día queremos tirar la toalla, lo podremos hacer pero nadie nos podrá quitar lo bailado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: