Aliterando ando

6 04 2009

Miles de líneas de literas aliteraban literalmente el ambiente. Litis demente la lucha antiliteraria cuando tanta ele lela y tanta te de tela te lanzan al talante aliterante, tantálico (que no tanático), litúrgico (que no letárgico), telúrico (que no letal). ¿Qué tal? ¿Te late? ¡Tantéalo! Tutéalo (el telar) y lame esas literas literarias (son letras; ¿te las alineo?), retoza de lo lindo entre los rutilantes tules (tú les tienes), tan turgentes, tan urgentes, ululantes. Les tienes, digo. Te lucen. Te alumbran. Relumbran. Luego, los sueltas. ¿Suceso? No: es sólo tu seso -soltura y donosura- que suele sustraerse a tanto sibilino, siseante y solitario aliterar. (La cosa, señorito, era alterar, que no iterar.) ¿Lo sustituyes? Sea: soletas, té de tila y el salto es hacia atrás.

Me ha gustado mucho este texto que encontré en el blog de Primero Noticias con el que me he enterado de lo que es la aliteración. Dícese de la acción de repetir letras en palabras próximas entre sí para crear un efecto literario.

Que por cierto, el título de este post es una más bien una aliteración algo cacófona.


Acciones

Information

One response

6 04 2009
Inert

Siempre que entro aquí aprendo algo nuevo… por eso visito el blog con frecuencia.

!Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: